Disfruta tu momento.

Ese momento dedicado a embellecer tu piel, tus manos o cualquier parte de tu cuerpo y de paso, acariciar tu alma.